Descripción del proyecto

Nevada Ice Cream: leche, limón, azúcar, canela, sol y nieve.

Se insinua a través de las texturas y colores que el helado se produce, despacha y consume en el establecimiento. Nos hemos deshecho de la fachada invitando al peatón a que se adentre en el local sin cruzar límites y hemos dejado abierto el obrador para subrayar esta ocupación.

Hemos trabajado la paleta cromática partiendo de los ingredientes más básicos de su producto estrella, hemos trabajado un interiorismo que cubre las necesidades de la actividad y rompe los cánones más normales de este tipo de establecimiento, aligerándolo con recursos más actuales que dan un fresco toque contemporáneo.