El concepto de Upcycling o reuso creativo se ha ido expandiendo con rapidez y efectividad en una sociedad que cada día es más consciente y responsable del impacto que su actividad y su comportamiento conllevan.

¿Pero qué significa y qué  nos ofrece como nuevo este concepto si lo comparamos con el reciclaje?

El Upcycling no desfigura o deshace el material original para volver a crear sino que lo transforma para darle un nuevo uso. Por lo tanto minimizamos la utilización de materias primas reduciendo el consumo de nuevos productos.  

Desde  una perspectiva medioambiental los objetos creados a través de este proceso son menos dañinos, al tratarse de un proceso más conservador con el uso de las materias primas. Mientras que el reciclaje implica trabajar con energía y otros capitales naturales.

Igualmente, desde una perspectiva más sensorial, el upcycling, permite que los objetos vayan añadiendo historia y fuerza a su esqueleto. Consecuentemente estas piezas ofrecen más que un uso, han ganado en valor y han adoptado una nueva vida.